Instalación y mantenimiento de todo tipo de sistemas de fontanería

  • Tuberías de Acero Galvanizado
  • Tuberías de Cobre
  • Tuberías de Polipropileno
  • Tuberías de Polietileno
  • El Tubo Multicapa
  • PVC de presión

 

Grupos de Presión

En algunas zonas altas, en edificios antiguos, o en zonas rurales con captaciones propias o con cisternas de acumulación, no siempre existe la presión requerida. Los Grupos de Presión se emplean para generar una presión suplementaria a la red en estos casos en que no existe la fuerza suficiente para abastecer al edificio.

Tratamientos de aguas

  • Descalcificadores: Desincrustan y evitan la cal y el sarro con eficacia demostrable en las antiguas instalaciones. Neutralizan los efectos de corrosión en las tuberíasy preserva la calidad del agua.
  • Osmosis inversa: Equipo de osmosis inversa de tamaño reducido de bajo coste, altas prestaciones, fácil instalación y mantenimiento. Ideal para uso doméstico. Incorpora componentes de máxima calidad, una membrana 50 GPD* de alta producción, depósito de plástico o metálico anticorrosivo, doble filtración de carbón activo para asegurar el correcto funcionamiento de la membrana y grifo cerámico. Dispone de 5 etapas (filtración 5u, carbón gac, carbón bloc, membrana y postcarbón). Racords rápidos. Kit de instalación. Grifo con válvula cerámica y doble caudal. Membrana fimtec. Depósito de acero con revestimiento plástico con bomba de presión. (Presiones inferiores a 2,5 kg/cm2 o salinidad superior a 1.000 pppm).

 

Piscinas

Construimos piscinas de poliester, hormigón.

Suelo radiante

El calor aportado por el Suelo Radiante es uniforme en toda la vivienda. Una importante condición para el confort humano es que, entre el punto más caliente y más frío de la casa, no haya una diferencia de temperatura superior a 5 ºC. El calor viene del suelo (muy importante en casa con niños pequeños) y llega hasta una altura de 2 a 3m., justo donde se necesita. Circuitos hidráulicos: Para poder efectuar la distribución del calor por todo el edificio, se instala un circuito cerrado de agua a presión. Generalmente consta de una tubería de impulsión a temperatura elevada y otra de retorno de los radiadores, que está a menor temperatura ya que el agua ha recorrido ese circuito transmitiendo calor a los ambientes a través de radiadores.  Esta distribución se realiza normalmente mediante distintos circuitos independientes a fin de poder controlar el consumo y optimizar el rendimiento. Por ejemplo, en una clínica, se puede independizar cada planta con un circuito diferente y brindar diferentes temperaturas de acuerdo al servicio o tarea que se desarrolla. Las áreas de internación tendrán mayor temperatura que los consultorios o circulaciones donde los usuarios realizan tareas activas. Los materiales usualmente empleados en los circuitos son el acero estirado, el cobre y en menor proporción, el polipropileno.